LOS GUERREROS DEL TECLADO

Cuba ha comenzado una nueva batalla campal. Sin experiencia adquirida anteriormente en el nuevo escenario de confrontación, en el que le ha tocado ocupar y pelear, con ambas manos, sin más soporte que la naturaleza de lo impersonal: Las redes sociales.

Algunos batallan por lo que creen en el fondo de sí mismos. Otros, por quedar expresamente bien delante de quienes les censuran y “marcan”. Aquellos que más, ni siquiera les interesa la defensa o el ataque. Solo existen, y se tambalean entre los que, a tuitazos empedernidos, comienzan sus días o sus noches. El enfrentamiento no tiene hora de inicio, ni de final.

El escenario es constante: una suerte de intercambios con panfletos históricos, consignas cuestionadas como caducas y vacías, ejemplos de doble moral encontrados en lugares muy públicos de Internet. Utilizando, ambos bandos, una que otra estrategia todo el tiempo. La idea es dejar en ridículo al otro. Así transcurre el enfrentamiento. Algunos terminan ofendidos y se hermetizan y bloquean, otros no encuentran límite donde detener sus ofensas o ansias de poseer la razón.

MUCHOS vs POCOS?

A ciencia cierta, es muy dificil contabilizar la cantidad de combatientes que día a día, hacen acto de presencia en los predios de batalla. Cada día es una demostración más, para ambos contrincantes, de la fuerza de las ideas y el convencimiento de estar del lado correcto, ya ni siquiera de la historia, sino de la posibilidad económica, la situación política y la escala social.

Del lado ANTI, como es que suelen nombrarse aquellos que van “con todo y contra todo” lo que plantee el gobierno cubano o sus adeptos, que no la Cuba (en el sentido patriótico), de todos los cubanos. Contra ese gobierno que desea el bien social, que exporta médicos, altruismo, humanidad y que la economía que dirige marcha medio bien, medio mejor cada año. Ese gobierno que durante décadas expone la presencia de un solo enemigo: los Estados Unidos de América.

Los ANTIS, que no reparan en exponer las más inimaginables pruebas que testimonian lo diferente del discurso cubano con la realidad imperante del país. Una expresión de instantes se definen a sí mismos, como gritos de la libertad que necesita, según ellos, un pueblo que ha sido secuentrado por la élite castrista desde hace más de 60 años.

Del lado REVO, pues los que la defienden. A esa Cuba de los ¿humildes?. Los que recién aprenden, con cada enfrentación en lo virtual, que no ha de andarse a la ligera; y que las chapucerías o errores tanto de conceptos como de gestión y demostracion, suelen ser extremadamente delicados y nocivos en un entorno que compete no a mil, ni a 10 mil, sino a millones de personas que al unísono, se encuentran mirando este tipo de incidencias, de batallas, de luchas por la razón y el mérito de la demostración del caracter noble de las ideas que defienden. Este bando meramente ideológico, bajo el legado que heredaron de sus líderes históricos.

Los revos, que a fuerza de las ideas de sus héroes, de sus consignas, de su fundamentalismo marxista leninista, de sus convicciones revolucionarias y, que a día de hoy, espetan ser la continuidad de su ayer, forman una parte cuantitativamente más pequeña que su contrincante, pero a la misma vez, mucho más grande cuando es analizada cualitativamente; desde las posiciones de propuestas a la población y la ¿aceptación? de estas por millones de cubanos. La cuestión es que, a pesar de conformar células o núcleos declarados en total desacuerdo con el sistema imperante y opuestos al gobierno, no van más alla de protestas y escándalos públicos. Sin planes de país, ni propuestas sensatas a un esquema económico y social ciertamente complejo como lo es el de la Cuba de hoy.

Sin embargo, durante los últimos tiempos, se han ido encontrando una serie de “casuales” detalles de falsedad en un gran número de perfiles en twitter y definidos como acérrimos defensores de la Revolución cubana. Ello ha devenido preocupación de muchos cubanos, ante la ilegitimidad del discurso de todos los funcionarios y miembros del gobierno en Cuba: la verdad y las ideas por encima de todo.

Entonces comienzan una serie de análisis y especulaciones acerca de la posible debilidad moral que subyace en los internautas, sobre todo en aquellos que siguen estas cuentas falsas que, al parecer, intentan dar una idea de multitudes enardecidas de socialismo, continuidad y fieles seguidores de la Revolución cubana.

Se debe de tener especial cuidado en estos aspectos; a la hora de establecer una serie de pasos y estrategias, en defensa de las causas que identifiquen a cualquiera de los grupos en conflicto.

Tanto de un lado como del otro, la demostración de falsedad, mentiras, distorsión de la realidad, entre otras actitudes; convergerá sin lugar a dudas, en el crecimiento de la incredulidad entre las masas. En el caso Cuba, cabria preguntarse:

  • ¿Qué estamos ganando con estos perfiles falsos?
  • ¿Cuánta legitimidad otorgan estos desde el planteamiento de: toda Cuba con nosotros?
  • ¿Es necesariamente imperioso desplegar este tipo de estrategia? ¿contra el enemigo externo o el interno?
  • ¿Existe algún análisis social que corrobore estar realizándose una labor ciertamente ganadora de las batallas que se han de librar? ¿justamente adoptando este tipo de medidas?

En un simple análisis para concluir:

Imaginemos un escenario donde, en la próxima reunión de las Naciones Unidas, en el instante de la exposición del canciller cubano en su discurso sobre la necesidad de eliminación del bloqueo a Cuba:

El “enemigo” exponga, detalladamente no solo ejemplos vistos en las batallas virtuales que precedieron el encuentro entre las naciones, sino que además, sea capaz de demostrar que Cuba mantiene un ejército de guerreros de teclado que no existen sino en las ideas de simular multitud, en un escenario tecnológico como lo es Internet y junto con ello, la manipulación de la opinión mundial.

Harto sabido aquella frase de Napoleón Bonaparte: “En el amor y en la guerra, todo vale”, sin embargo, este tipo de enfrentamientos actuales, basados en las ideas y demostraciones de lo malo o lo bueno, deberían ser parte y fundamento de verdades como montañas.

Solo así iran ganando terreno en los indiferentes, tanto los Antis como los Revos.

2 comentarios sobre “LOS GUERREROS DEL TECLADO

  1. Buen artículo. Pienso que al permitir el uso de internet por datos nunca estuvieron preparados para la crítica social por las Redes Sociales. Esto provocó que se tomara como medida desesperada la creación de cientos de perfiles falsos. Fue peor el remedio que la enfermedad.

    Me gusta

  2. es la realidad de lo cotidiano en las redes sociales en Cuba, los Rev sordos y ciegos ante cualquier planteamiento que puede ayudar a mejorar , pero nada es más fácil desacreditar y tratar de minimizar los ideales que no les convenga , muy buen artículo , sigue haciendo periodismo para los verdaderos cubanos

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s